Como la de todo hijo de vecino, la vida del escritor se rige por unos referentes. Kubrik lo es para mí en razón a su capacidad para abordar diversos géneros. Esto explica, por ejemplo, que el último proyecto que estoy a punto de finalizar sea una monografía sobre urbanismo. Claro que entre el cineasta neoyorkino y yo existen manifiestas diferencias: como el caballo de Atila, la hierba dejaba de crecer por donde pasaba Kubrik, cuya talla como creador ponía el listón tan alto en cada una de sus películas que pocos se atrevían a seguirle, al menos durante un tiempo. Si nos ceñimos al ámbito estrictamente literario, la trayectoria

Leer más

Una vez, hace un montón de años, un compañero de la secundaria me regalo un cassette en el que grabó sus canciones favoritas. Estaba muy de moda eso de grabar canciones que sonaban en la radio, colocar una etiqueta con una dedicatoria y entregárselo a la chica que te gustaba. Era una táctica de conquista casi infalible, y destaco el “casi” porque al chico que me hizo el regalo no le funcionó. Es que, verán, las canciones de Aqua no eran precisamente un soundtrack para enamorar. Al menos no para enamorarme a mí. Pero, ¿qué es lo que determina el romanticismo de una canción?, ¿es acaso el ritmo?, ¿la letra?

Leer más

Seguramente estés leyendo esto en una pantalla y no en papel. No sé qué es mejor, la verdad. Yo quiero que inventen pronto un marcapáginas a pilas para poner en mi libro electrónico. Sí, porque de tanto doblarle la esquina se está empezando a estropear. Cuando yo era pequeño leíamos libros. Bueno, yo no porque en casa éramos muy pobres y no teníamos libros. A veces leíamos la sopa. Cuando de verdad quería leer algo, salía a la calle y me leía los letreros de las tiendas, los nombres de las calles y los carteles de los taxis, que casi siempre estaban ocupados. Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor;

Leer más

David Safier vuelve a hacerlo. Vuelve a hacernos reír a mandíbula batiente con “Una familia feliz”, su última novela en la  que sin olvidar el humor y la sátira, reflexiona sobre lo verdaderamente importante en la vida y cómo no valoramos lo que tenemos cerca hasta que nos hacen verlo con otros ojos. El irreverente  autor de “Maldito karma”, “Jesús me quiere” y “Yo, mi, me, contigo” vuelve a hacer uso de ese estilo tan propio que le ha acarreado el reconocimiento de la crítica y del público para traernos una familia que bajo el hechizo de una bruja se convierte en los personajes de los que van disfrazados: una

Leer más