La Chica del zapato azul ya tiene un videojuego que muestra una trama paralela

JM1

Existen muchas formas diferentes de contar historias y gracias a Internet, por primera vez los autores podemos interactuar de formas increíbles con lectores y lectoras de todo el mundo, haciendo que la experiencia sea mucho más enriquecedora para todos (sí, también para los escritores).

Cuando empecé a trabajar en mi novela, La Chica del zapato azul, expliqué a los lectores de mi blog mi intención de hacer algo diferente con este proyecto, con el fin de darle más «sabor» a la historia, aprovechando todas las herramientas que la tecnología ponía a mí alcance. Tras crear un blog para Colette, la protagonista, y ver cómo los lectores interactuaban con ella, en el mundo real, decidí aprovechar mi condición de informático para dar otro giro de tuerca y desarrollar un videojuego para Smartphone, Tablet y PC, en el que el protagonista sería otro de los personajes y no la propia Colette, con el fin de aportar una perspectiva diferente del argumento.

JM2

En este caso se trata de un juego de verdad, con todos los elementos propios de un «roguelike» en el que Ángel, el amor y la fantasía de nuestra protagonista, tendrá que huir a través de tres laberintos, a lo largo de los cuales le perseguirán unos misteriosos «hombres de negro». Al comienzo de cada uno de dichos niveles, aparecerán unos diálogos que explicarán qué fue lo que ocurrió ese 15 de enero de 2013, que se omite en la novela. Completando así uno de los huecos que dejé de forma deliberada en la trama.

Para mi ésta es una oportunidad genial de hacer algo divertido y de ofrecer nuevos alicientes tanto a los actuales lectores, como a los futuros, para que disfruten un poquito más (y de forma gratuita) de esta historia, tan especial para mí, que me resisto a concluir y que, os aseguro, aún está lejos de llegar a su fin.

Si sentís curiosidad aquí tenéis el enlace al juego: http://seetio.com/juegos/chica-zapato-azul/

Recomendaciones de nuestros libreros

Entradas similares que más gustan