Corrupción política, sobornos y chantajes en El Sexto Hombre

Portada-El-sexto_ok

 

Amenazas en un restaurante de élite, discusiones en la planta noble de una sede partidista, acuerdos turbios en un ministerio, intercambio de información en la redacción de un diario… Así comienza El sexto hombre, mi segunda novela de ¿ficción? que estos días está llegando a librerías de toda España, publicada por editorial Última Línea en papel y por Tagus de Casa del Libro en ebook.

Muy en la línea de mis columnas semanales de actualidad política, El sexto hombre desvela sin tapujos los secretos de los poderosos, revela el origen de los escándalos contemporáneos y deja al descubierto el proceder de las cúpulas: política, empresarial, financiera, editorial y periodística.

¿Quién nos maneja? ¿Cómo nos dirigen? Serán algunas de las  cuestiones que iréis resolviendo a lo largo de los sucesivos capítulos. También descubriréis mecanismos que fueron inventados por la élite que se beneficia de ellos para delinquir a sus anchas; cómo se acuerdan pactos de los que marcan el devenir político de un país; y os será desvelado el porqué a cada ser humano hay que comprarle por donde más le duele. Conjuras, manipulación, espionaje, chantajes, sexo, pactos en la sombra, traiciones y conspiraciones en el núcleo de poder.  Cercana al género negro se trata de una historia con dosis de intriga, una trama dinámica y un desenlace frenético -incluyendo una cuenta atrás de 24 horas en tiempo real.

¿La ficción más enrevesada podría nutrirse de la realidad y se quedaría corta? Posiblemente. Para los mal pensados, a pesar de las similitudes y coincidencias (algunas extraordinarias) con algunos sucesos de máxima actualidad que han acontecido en las últimas semanas, esta novela la escribí en 2012 y fue depositada en el Registro de la Propiedad en febrero de 2013.

No me he dejado nada en el tintero: la democracia es noqueada por la endogamia de las altas esferas,  la sociedad está sometida a la tiranía de las cúpulas, cómo se pactan asuntos de Estado en lujosos cenáculos y mentideros, las conductas de dudosa moralidad que culminan con intercambio de favores y trueque de intereses, o cómo personajes de todo pelaje y condición, sucumben a la codicia y a la ambición.

 El sexto hombre demuestra que hay redes que nos superan, que se construyeron antes de que naciésemos y que pervivirán cuando no marchemos de este mundo. Las personas son prescindibles. Los sistemas sobreviven, adaptándose a cada nueva época, pero manteniendo su esencia. Incluso podemos extraer unamoraleja de esta novela de ¿ficción?:cuando no puedes vencer al sistema, alíate con él; ningún mortal puede tumbar un sistema, lo más, echarle un pulso. O algún polvo…

Porque, queridos lectores,  ¿qué guerras han ganado las conciencias limpias?

El que podía haberse convertido en uno de los mayores escándalos institucionales desde la reinstauración de la democracia, se diluía alegremente entre las burbujas del prohibitivo rosé que reposaba descorchado en la cubitera de una distinguida mesa enclavada en un barrio castizo. Por un pacto fáustico contemporáneo. Por obra y gracia de víctimas y verdugos. De culpables que tornan a mecenas y de perseguidores que evolucionan a patrocinados”.

Recomendaciones de nuestros libreros

Entradas similares que más gustan