Béndelet, ¿guardián o bibliotecario? Decide tú.

Béndelet ok

 

Siempre que olvido algo, que pierdo un libro o que borro un archivo por error, pienso en todo el conocimiento que habremos perdido a lo largo de la historia. Cuántos datos, hechos, reflexiones o nombres de reyes ignoramos hoy porque un día el archivo del municipio de turno se pudrió por falta de fondos, o porque alguien quemó una pila de libros prohibidos, o porque un ejército saqueó los archivos de una ciudad y rompió todas sus tablillas de barro. O porque, sencillamente, no hubo nadie para escribir lo que ocurrió.

No existe aquello que no se registra. Y lo que se registra necesita un guardián.

Ése es Fabián Béndelet.

¿Pero qué ocurre cuando el guardián de la memoria pierde la suya propia? Siempre que olvido algo me hago la misma pregunta. Si el guardián de la memoria escrita de la humanidad no puede recordar una coma de la tesina que le asegura el acceso al cuerpo de bibliotecarios, entonces que Dios nos coja confesados…

Recomendaciones de nuestros libreros

Entradas similares que más gustan